Search and Hit Enter

AURA: Sostenibilidad re-editable

Detrás de los colores tierras y pasteles de sus ítems, hay una mujer sin grises. Laura Cuella es la creadora de AURA, una marca de indumentaria sustentable nacida en el conurbano bonaerense, como ella. Nutrida de la innovación de FADU, del trabajo cooperativo y de valores que la trascienden.

Las prendas que componen la marca son elementales, sin estridencias ni complejidades. AURA es la marca de Laura, pero a ella no le importa mucho, ni ser la “cara detrás de la marca” ni qué es lo que ocurra con la marca. Porque según me contará más adelante, fue un medio para otro fin, una manera de conocer, experimentar en el diseño, la sustentabilidad y el cooperativismo. Cuesta creer que a alguien no le interese que pueda ser del destino de su obra personal, pero al cierre de la entrevista me iré convencida de que no es un cuento.

Laura nació y creció en el conurbano bonaerense, en José C. Paz. Viajó muchos años a FADU en Ciudad Universitaria para estudiar y recibirse de diseñadora de indumentaria. Hoy tiene una pata en la academia, dando clases en la misma carrera en la que se formó y otra en el diseño con AURA, su marca que nació “sin querer”, yendo detrás de unos textiles para la cooperativa La Asamblearia de la que forma parte. Inimbó, la productora de algodón a quién le compra las telas también es una cooperativa. La tercera pata de Laura está en el trabajo cooperativo, por si quedaban dudas. Algo poco común dentro del mundo del diseño tan acostumbrado a los apellidos y las creaciones individuales. Es otra manera, poco explorada pero igual de interesante y de múltiples vetas creativas.

Su taller es su casa, ahí vive, come, duerme y cose. Hay bibliotecas con libros de diseño y arte, instrumentos de percusión, un perchero con ropa de AURA, bolsas, cajas y estantes con  hilos, rollos de tela y retazos con los que hace otro productos secundarios para no tirar nada : discos demaquillantes y protectores diarios. – ¡Qué lindas cortinas!- grito -eso también es de AURA-. Está por todas partes y en muchas formas, entonces entiendo el porqué del nombre, o por lo menos le encuentro mi propia explicación.

  • ¿Por qué AURA no tiene colecciones de temporada?
  • Porque quiero hacer cada vez menos, es reedición, ajuste, verificación.

La idea de una “única colección” reeditable, por lo menos a mí me parece una celebración de la sostenibilidad. No apta ni válida para todas las marcas, cada una tiene sus particularidades, identidades y trayectorias. En el caso de Laura, me cuenta que esas reediciones tienen que ver con varias razones: “quiero crear básicos, usables”. Cada ajuste tiene que ver con su propia exploración con los textiles y el diseño, también del uso de las prendas de sus clientes y los comentarios que le acerquen luego. Buscará mejorar cada diseño y también eliminar los que ya no sean compatibles con sus nuevas conclusiones, la “colección” se renueva y se reduce.

Otra de las razones de crear básicos cada vez más simples es que no le interesa crear prendas de lujo, porque afirma de manera categórica que si es sostenible, no puede ser de lujo, “el lujo es para pocos y lo sostenible no puede ser para pocos”. Así uno a uno los estereotipos que espero como respuesta, irán cayendo en saco roto señalándome una vez más que el mundo sostenible tampoco es tan unívoco y uniforme como parece.

La materia prima es uno de los principales temas del diseño sostenible: qué, cómo, de dónde, bajo qué condiciones y un etcétera medianamente largo. Cuando pregunto ¿por qué algodón? la respuesta es: “porque era lo que tenía a mano, si hubiese dado con una cooperativa que trabajaba con poliéster hoy estaría haciendo otra cosa, uno juega con lo que tiene”. Parece obvio, pero de fondo aparece uno de los asuntos menos visibles de la industria textil: la mano de obra. El comercio justo, la justicia social, que todas las personas sean igualmente beneficiadas por su trabajo y por la industria, es una de las últimas deudas que busca saldar parte del diseño sostenible. Pensar en “lo primero” y “en lo último” en el mismo movimiento, a veces no es tan obvio. “Trabajar con y en cooperativas no es sencillo, pero es una apuesta que quiero hacer, es un lugar donde quiero estar”, me dirá. En algún momento poner el cuerpo en un espacio de decisión colectiva parece un mundo maravilloso, pero las voces y las miradas sobre cómo ir hacia un horizonte compartido no están siempre en sintonía.

La autoría del diseño tampoco le quita el sueño, “mi valor en AURA es hacer algo que puede hacer cualquiera” me dice entre sorbo y sorbo de café y nueces de la Asamblearia. Encontrar un modelo que responda a aprovechar al máximo el textil es más importante para Laura que la originalidad o que la prenda tenga su sello personal: “una persona no es una, es una en el medio”. Entiendo que se asume como una herramienta en el diseño sustentable, y como tal estará y hará en donde haga falta.