Search and Hit Enter

Emprendimientos de servicios sostenibles

La sostenibilidad no es un asunto solo de productos, también incluye a los servicios. Es frecuente creer que si vendemos servicios no hay manera de hacer más «eco» nuestro emprendimiento, pero no es así.

El consumo de energía que hacemos con toda la basura digital que tenemos acumulada en la nube es enorme y como no la vemos, no nos damos cuenta de su gravedad.


La lista de cosas por hacer es enorme, pero acá abajo tienen las más simples de aplicar:

  • Tener en cuenta cuánta energía eléctrica consumimos para nuestro trabajo y de qué fuentes provienen por ejemplo.
  • Que las herramientas tecnológicas que usamos tengan carga usb o pilas recargables en el peor de los casos. Que se encuentren en buen estado para que no consuman energía de más.
  • Tener el escritorio de la computadora limpio y con la menor cantidad de programas instalados para que no gaste mucha energía al arrancar.
  • Limpiar las pestañas de los navegadores, dejar sólo las que estamos utilizando. Si son como yo que tienen un paquete de pestañas por cada tarea, pueden guardar las usan pero no tan seguido en un block de notas en el escritorio o en una carpeta de acceso rápido.
  • Limpiar las cuentas de emails, dejarlas en cero o lo más cerca a cero. Desactivar cuentas de correo y de redes sociales que no utilicen seguido.
  • Reducir el número de redes sociales en el que tengan presencia, ya hemos hablando mucho de esto, no tenemos obligación de estar en todos lados y además le hace daño al planeta.
  • Eliminar archivos en la nube que ya no necesitamos. Lleva un tiempo hacerlo pero se siente TAN BIEN.
  • Contratar hostings y servicios de email marketing ecológicos, sí, eso existe. Son empresas que garantizan que su consumo energético es responsable, entre otras variables.
  • Contratar diseñadores, copywriters, ilustradores y programadores sostenibles: saben sacarle partido a la tecnología para reducir la contaminación ambiental al mínimo.
  • Elegir con criterio y estrategia tus vías de comunicación, la frecuencia de contacto y publicación.

El minimalismo digital es un gran aliado en este camino y en la carrera por «estar presentes» lanzamos al mundo un montón de información que no aporta y que se convierte en basura digital. Cuidar nuestra presencia también es saber cuándo no estar.