Search and Hit Enter

Colaborar: la magia de dar y recibir al mismo tiempo

Crear en colaboración es un gran tema para quienes están en el camino de una carrera solitaria, emprenden y hacen todo de sus negocios, parece complejo, pero sin embargo es una manera de hacer muy humana que nos acompaña desde que existimos como especie.

Las colaboraciones estallaron en muchos ámbitos, parece que descubrimos la manera más antigua de vincularse del ser humano: hacer cosas con otres. Tal vez después de siglos de un mundo con parámetros machistas, donde se privilegió destacar figuras solitarias “hechas a sí mismas”, nos permitimos comprender que en comunidad siempre es mejor.

No porque el resultado sea mejor, sino porque el proceso es más divertido, se aprende más, aparecen conflictos, dudas, ideas, soluciones que es poco probable que le ocurran a alguien en soledad. Es como que estamos entendiendo de alguna manera que somos lo mismo o en todo caso un ser único y enorme🌟 Entonces lo que yo haga va a tener consecuencias en otras personas y viceversa.

Colaborar: la mágica manera de dar y recibir al mismo tiempo

¿A dónde voy? A que la “verdadera” colaboración, o la profunda en todo caso, no es la que hacemos de manera consciente cuando nos aliamos, por ejemplo, para crear un producto, un servicio, una obra artística con alguien. La red no es solo la agenda de contactos que me salvan cuando la paso mal o a quienes apoyo cuando lo necesitan. Todo eso está increíble, nos potencia, nos ayuda a crecer por dentro y por fuera, pero no hablo de eso. Hablo de que la vida ya es colaborativa🐝

No importamos como nombres y apellidos, títulos, puestos laborales, mal que le pese a nuestro ego, sino como una vida más (ni más ni menos) que vino a dar, a recibir y crecer a este mundo. Nuestro problema es que creemos que eso es poca cosa y cuando se trata del regalo más maravilloso que podemos haber recibido.